Tipos de piel: cuál es la tuya y cómo cuidarla

Una piel en buen estado es fundamental para sentirte a gusto, pero tal vez no tienes claro cual es tu tipo de piel.

Te ayudamos a identificarla y te damos consejos para cuidarte según tu tipo de piel.

Piel normal

No es ni demasiado grasa ni demasiado seca. Este es tu tipo de piel si:

  • Tienes un tono  uniforme sin imperfecciones visibles y con poros poco visibles.
  • Está bien hidratada, no está tirante ni se enrojece.
  • La sientes suave y elástica al tacto.

Es una piel equilibrada que resiste perfectamente las agresiones externas, como la contaminación o los rayos UV.

Debes cuidarla para no terminar con la piel seca.

Limpia en profundidad cada día y elimina las células muertas una vez por semana.

Piel seca

Le falta hidratación y grasa natural, por eso está tirante. Tu piel es seca cuando:

  • Tiene un aspecto áspero y descamado.
  • Te pica con frecuencia y te salen rojeces.
  • Se enrojece con facilidad.

Esta piel produce menos sebo del necesario para estar en equilibrio, por eso es fundamental la hidratación.

Para la piel seca, el secreto es la hidratación, por dentro y por fuera. Bebe mucha agua y usa cremas hidratantes con protección solar.

Piel grasa

Genera más sebo de lo normal. Es muy habitual en cambios hormonales (adolescencia, menopausia…). Con este tipo de piel:

  • La textura es irregular y con brillos.
  • Los poros están dilatados y se aprecian a simple vista.
  • Te salen espinillas y puntos negros.

El estrés o algunos alimentos y medicamentos pueden agravarla.

El truco es sencillo: limpieza para controlar la grasa y evitar que los poros se bloqueen. Usa productos específicos e hidrata sin engrasar.

Piel mixta

Un tipo de piel muy habitual y que es la mezcla de otros dos: grasa en la “Zona T” y seca en las mejillas. Con una piel mixta:

  • En la nariz, la frente y la barbilla tienes los brillos y granos característicos de la piel grasa.
  • La zona de tus mejillas suele estar reseca, tirante y enrojecida.
  • Los poros suelen estar dilatados.

Limpieza e hidratación en la medida justa, este es el cuidado básico. Y apunta: mejor agua tibia que muy fría o muy caliente.

¿Has identificado tu tipo de piel?

Una vez que tienes claro cómo es tu piel, mantenerla  limpia e hidratada es más sencillo.

En cualquier caso, siempre es buena idea tener a mano una crema natural que te ayude a mantenerla en buenas condiciones, como Psorihealth, nuestra crema a base de extractos de plantas y adecuada para todo tipo de pieles.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados